viernes, 25 de mayo de 2012

Equilibrio de los recursos humanos en economía distributiva.


4 comentarios:

  1. Equilibrio de los recursos humanos en economía distributiva.

    Al igual que en nuestros días, en economía distributiva los bienes y servicios que pide el pueblo tienen que ser suministrados. Para ello, la sociedad civil tiene varias herramientas recogidas en el contrato social. No olvidemos que quien proporciona la renta básica, o sea, el dinerito que todos necesitamos, es la sociedad civil, que otorga muchos derechos y, en contraposición, algunos deberes.

    Si se produce un desequilibrio en el reparto del trabajo debido a que algunos ciudadanos quieran trabajar menos, lógicamente su renta básica será transformada en un salario mínimo de inserción, que le permitirá vivir dignamente pero no a sus anchas.

    En una semana laboral de dos o tres días semanales, dudamos que haya muchos voluntarios que quieran reducir su labor a la mitad, pero en cualquier caso es un derecho con sus consecuencias. El trabajo que ellos no hacen se repartiría entre los otros y la riqueza también.

    Que algunos no quieran trabajar también es un derecho con sus consecuencias: sería un autoexcluido, que tendría un ingreso mínimo de no inserción, con el que podrá vivir dignamente pero sabrá cuánto cuesta un peine.

    En economía distributiva la sociedad civil tiene un enorme poder, con el que debe garantizar que se produzca lo que los ciudadanos han decidido, y también el acceso a estos productos. Para ello se sirve del contrato social, donde recoge la presión sobre la renta básica, el salario mínimo de inserción y el ingreso de autoexclusión.

    El reparto del trabajo es siempre del trabajo presente, mientras que el de la riqueza puede ser diferido. Esto permite que si una persona se toma un año sabático, no pierda su nivel adquisitivo; tiene toda una vida para recuperarlo. No es lo mismo decir “este año quiero dedicarme a pintar, estudiar o viajar”, a decir “no tengo ganas de trabajar tanto, con un día a la semana me sobra para mí, o que trabaje otro, conmigo que no cuenten”

    ResponderEliminar
  2. Como puedes exigirle a Maria, de mantener aparte de su hijos y sus padres mayores, al vecino que se quiere dedicar a la pintura, aunque tiene una herencia no declarada.

    ResponderEliminar
  3. el vecino que se dedica a la pintura tiene une renta básica como tú y el vecino de enfrente que se dedica a escribir poesía. No necesita exigir nada a nadie, tiene derechos. María no tiene por que preocuparse de sus padres mayores, tienen unas rentas básicas que cubren todas sus necesidades, y ella no necesita trabajar para cuidar a sus hijos, también tienen una renta básica para poder vivir dignamente. María, como todo el mundo, tiene un contrato con la sociedad donde ella define lo que quiere hacer, cuando y como, eso le otorga unos derechos en el compartimiento del trabajo y en la repartición de la riqueza.

    ResponderEliminar
  4. El texto de la imagen tiene muy mala calidad a nivel semántico, gramatical y ortográfico. Lo cual dificulta la comprensión de su contenido. Yo tengo una carrera y he leido decenas o cientos de libros, y no entiendo el significado del texto.

    ResponderEliminar