jueves, 17 de mayo de 2012

Contrato social y renta básica


2 comentarios:

  1. La economía distributiva da mucho a todos los integrantes de la sociedad. Reconoce que todos somos coherederos de las riquezas de la tierra y que nuestra sociedad tiene el uso fructo y también la obligación de mantener dichos recursos para generaciones futuras. Así que tiene una obligación universal de permitir a cada uno de poder prosperar y vivir con dignidad.
    Para ello, pone una herramienta, el contrato social, que nos va a seguir desde el nacimiento hasta la muerte, un poco al estilo de un “libro de salud” y no tiene por que ser imprimido.

    SIMULACRO DE LO QUE PUEDE SER UN CONTRATO SOCIAL.

    El hecho de nacer abre unos derechos que se registran en el contrato social, entra en funcionamiento la renta básica que va a permitir una vida digna al nuevo ser, independientemente de la que pueda tener sus padres, supongamos simplemente que no tenga, o que se necesite una vivienda más grande, o otros gastos inherentes a la llegada de un nuevo ser. La renta básica debe cubrir todos esos gastos y es el contrato social quién le otorga ese derecho que se convertirá también en deberes de mantenimiento de la sociedad el día de mañana. La renta básica variará en función de la edad y las necesidades particulares de cada uno, pues el niño irá creciendo y sus necesidades serán diferentes y serán recogidas en su contrato social.
    A partir de cierta edad, al adolescente decide entre seguir estudiando o incorporarse al mundo laboral, según su decisión que se recogerá en el contrato social, la renta básica se acondicionará a esa nueva situación. Por cierto, aquí si puede volver a estudiar cuando quiera, se trata simplemente de un cambio en su contrato social.
    A partir de la mayoría de edad, quién no quiera contrato social, es muy libre de apañárselas como quiere y se acaba su contrato social y simplemente pasa a ser un autoexcluido con su renta básica de auto exclusión.
    Los otros, definen según sus prioridades entre estudiar, formación laboral, trabajar o un año sabático, o otras actividades culturales como escribir, pintar, teatro, actividades sociales, etc.... Se recogen sus deseos bajo el contrato social con los derechos abiertos a percibir su renta básica.

    Cuando uno se emancipa, casándose o no, constituye un cambio en su contrato social y por consecuente en su renta básica, las necesidades han cambiado y debe repercutirse en su renta.
    Si forma un hogar familiar, sus necesidades vuelven a ser alteradas, tenemos de pronto dos rentas básicas individuales que deben servir al mantenimiento de una vida digna para la unidad familiar.

    ResponderEliminar
  2. En caso de desequilibrios entre las necesidades y las ofertas pedidas por la sociedad, la sociedad civil puede instaurar un servicio social dentro del contrato social cuyo objetivo es simplemente paliar el desequilibrio entre lo que queremos y la falta de mano de obra para satisfacerlo, este sería de obligado cumplimiento y se consideraría entonces como un deber frente a todo lo que la sociedad ha hecho para uno desde su nacimiento a través de la renta básica y de los servicios sociales gratuitos ofrecidos como salud, escolarización, transportes, etc... Tendría un tiempo determinado según las circunstancias. Aunque viene recogido en la economía distributiva, creo que no llegaría a aplicarse salvo situaciones de gran impacto social y catástrofes.

    También existe la posibilidad que la gran mayoría se atienda únicamente a un servicio social que podría durar 5 o 10 años y que no tuviese que trabajar más una vez cumplido, pues las necesidades de la sociedad estarían todas cubiertas gracias a una alta productividad en un plazo reducido de tiempo. En este caso vemos como la mejora de la productividad, con o sin servicio social, se traduce en más tiempo libre sin bajar la renta, pues la riqueza producida es la misma. Para mejor entenderme, cojamos el caso de un conductor de maquinaría que trabaja 3 días semanales. La empresa adquiere una nueva máquina que no necesita conductor gracias a nuevas tecnologías. El trabajador se va a casa, su renta básica no debe cambiarse, la producción que el hacía la hace hoy una maquina, por lo cual la riqueza que hay para repartirse es la misma o incluso más, la máquina no va a trabajar solo 3 días a la semana. Su contrato social ha cambiado, su renta no.
    Este tipo de situación hace que trabajando unos pocos durante un tiempo, todas las necesidades fuesen cubiertas, no es para hoy, pero tan poco puede que sea tan lejano. La economía distributiva es evolutiva y se acomoda muy bien a esta situación.

    ResponderEliminar